lunes, abril 11, 2005

Adicción

Mientras caiga la luna sobre la cálida noche,
mientras caigan tus ojos sobre mi fiel corazón,
el cielo abrirá sus alas para abrazar las estrellas,
podré escuchar de algún grillo su melodía más bella,
entonando con la vida un muy exhausto gemido
que es quizás el más temido y a la vez el más deseado
y que por fin se ha escapado de la prisión del deseo
y ahora ha abierto sus alas y se ha dirigido al cielo,
para conocer la gloria de la que tantos hablan,
a la que tantos temían y la que de ti yo esperaba.
Y después de que has dejado tus huellas dentro de mi,
me siento parte de ti, pues vas corriendo en mi cuerpo,
recordando aquel encuentro entre la tierra y el cielo
y haciéndome más adicta a la gloria que hay en ti.

4 comentarios:

PLANETABLOG dijo...

Gracias a Dios que no todas las adicciones son negativas, creo yo.

lizzie González dijo...

hay muuuuuchas adicciones buenísimas ;)

PVilas dijo...

lamentablemente las adicciones buenísimas son las negativas a corto o largo plazo... :oP

**§Ån7Ø Þ3CÅÐØ** dijo...

Me gusto Muchisimo!