miércoles, febrero 21, 2007

Guachiman...Watch out man!

Tres cigarrilos encendidos justo cuando todos los bombillos se habían apagado y los mosquitos psicológicos comenzaban a molestar, un tubo de escape escupe humo negro y el ruido al hacerlo estremece toda la calle; la brisa fría me ayudaba a acabar con mi marlboro light y un vaso de Coca Cola se encargaba de suavizar el sabor en mi garganta. un hombre uniformado de blanco y azul cruza la calle y al acercarse a nosotros por primera vez en nuestras vidas, nos dice que le regalemos un cigarro, franklin entra a buscarlo al apartamento en tinieblas, mientras el hombre espera frente a Rosa, justo a mi lado, dando vueltas a su escopeta cual si fuera un bate de baseball y contandonos que era su primera vez en esta zona, que su trabajo habitual es en EPS. no se si escucharlo o seguir persiguiendo su escopeta con mis ojos, así que le digo que sería bueno que mientras habla, deje de dar vueltas a su arma...el se rie, la mira y me dice que no me preocupe, que eso no sirve; yo me asombro!!! como que no sirve? y no se supone que con eso te defiendas de cualquier cosa? el se mete la mano izquierda en el bolsillo, saca dos cartuchos y comenta...mire, esta escopeta no sirve y si sirviera no importa, porque estos cartuchos no le sirven, es más! nunca los había visto, no se a que le podrían servir...si alguien intenta robar, le doy un tablazo con la escopeta.

5 comentarios:

pvilas dijo...

jejejeje...por qué será que no me sorprende...muy buen relato...! hasta me sentí identificado con el tipo!

Joan Guerrero dijo...

Digno de lo que pasa por estos lados, en donde un Guachi... es un Guachi.

Emmanuel_Br² dijo...

Hola

Te escribo para invitarte al CoroBlog Acústico Norte que se Celebrará este 3 de Marzo a las 8:30 en el Bar el Coche, Santiago.

Más info:
http://emmanuelbreton.blogspot.com/


Si puedes Riega la noticia y pon el anuncio en tu blog :).

Saludos.

rosa[la linda] dijo...

jejejje ...lo que me dio mas risa fue cuando se puso serio desde que oyo el ruido de una camioneta pensando que era la del supervisor...llego en un dos x tres a su sitio...ejje

carecola dijo...

Los cuentos mas increibles han salido de la boca de gente que no sabe ni leer, ni escribir... en la calle.