lunes, septiembre 03, 2007

Cuando la sangre azul se torna viole(n)ta


El Principe Harry siempre fue mi favorito, no por sus cabellos rojos y sus pecas, sino más bien porque en su mirada siempre tuvo ese fuego que suele apagársele a todo el que pertenezca a una familia real; pero Harry ha demostrado que una corona y 50 billones de dólares no van a cambiarlo. Para la víspera del 10mo aniversario de la muerte de la princesa Diana, el Príncipe rebelde posa en boxers para la portada de una revista inglesa.

Ojo: no admiro su rebeldía....admiro la fortaleza que tiene al no ceder ante un protocolo un tanto estúpido.

5 comentarios:

Joan Guerrero dijo...

Harry el sucio... jejjeje

Alejandro Correa dijo...

Ahi viene la duda, loquera o rebeldia?

pvilas dijo...

a veces, simplemente no encuentran qué hacer con su tiempo y su facilidad de llamar la atención de los medios...deberían utilizar su "poder" para algo más productivo para ellos, si quiere que siga modelando, pero que por favor no se convierta en un Paris Hilton...aunque quizá por ser varón, ni nos enteremos...

DrLacxos dijo...

pero la rebeldia es lo que lo hace diferente!!!!!

Larry la oveja negra de la realeza, digo roja!!!!

OsitaJenni dijo...

tu sola?