lunes, agosto 24, 2009

Me encuentro sumergida en arena movediza, siento el vaiven de cada uno de mis pensamientos, como luchan entre sí, dándome de vez en cuando un golpe directo al pecho y respiro...intento erguirme y seguir luchando, pero mis fuerzas se agotan...mientras me hundo, mis labios rozan la arena húmeda y densa que me aprisiona y no era lo que esperaba...no era tan amarga como todos creían, por el contrario, me daban ganas de dejarme llevar. Y si tal vez dejarme sumergir no me causa la muerte? y si esto que se siente tan bien es ciertamente mi destino? y entonces veo que todo lo que me rodea no es arena y que no peleo por morir, me doy cuenta que he vivido nadando en mi propia miel y que solo chapuceo, cuando alguien intenta sacarme

1 comentario:

pvilas dijo...

bello... pero preocupante!